Adiós EcoSport y Ka: Ford cierra sus últimas fábricas en Brasil (pero confirma inversión en Argentina)

Adiós EcoSport y Ka: Ford cierra sus últimas fábricas en Brasil (pero confirma inversión en Argentina)

Ford Brasil anunció esta tarde que cerrará sus fábricas en CamaçariTaubaté y Horizonte. Son las plantas donde se producían hasta ahora los modelos Ka, EcoSport Troller, además de motores. Con esta medida, la marca del Óvalo cancelará todo tipo de producción industrial en Brasil, un proceso que había comenzado en 2019, con el cierre de la planta de São Bernardo do Campo (donde se fabricaban el Fiesta y los Ford Camiones

Según el comunicado oficial de la compañía, la medida se tomó en base a la “persistente capacidad ociosa y bajas ventas que resultaron en años de pérdidas significativas”.

Se estima que la medida de Ford Brasil afectará a 5.000 puestos de trabajo. Más allá del cierre de las fábricas, la empresa mantendrá en Brasil sus oficinas regionales en São Paulo, la pista de pruebas en Tatuí y el centro de desarrollo en Bahía.

El plan de Ford Brasil apunta a cambiar su posicionamiento como marca generalista y centrarse cada vez más en vehículos de mayor tamaño, precio y rentabilidad, como: RangerSerie FBronco y Mustang, entre otros. Es un camino similar al que viene encarando Ford Argentina, desde que se dejaron de comercializar los Focus y Fiesta.

Sin embargo, hay una diferencia importante entre un país y otro del Mercosur. Las malas noticias para Brasil se producen apenas un mes después de que Ford Argentina confirmara la continuidad de los proyectos en su fábrica en Pacheco. La automotriz norteamericana anunció una inversión de 580 millones de dólares para fabricar la nueva generación de la pick-up Ranger en nuestro país 

La medida tampoco afectará a los planes de la marca en Uruguay, donde ya se confirmó que se ensamblará el utilitario Transit 

La EcoSport se fabricaba en la planta de Camaçari desde que el modelo nació, en 2003. Fue un éxito en ventas inmediato: sobre la base del viejo Fiesta, se creó una SUV accesible, en un mercado donde este tipo de productos eran muy deseados, pero con precios exclusivos. La idea de la EcoSport tomó por sorpresa a toda la competencia de Ford, que tardó casi una década en reaccionar con productos similares.

Sin embargo, en los últimos años, la EcoSport había perdido competitividad. En Brasil hace ya tres años que no figura entre las SUVs más vendidas del Segmento B (chico) y en la Argentina fue destronada el año pasado por la Volkswagen T-Cross.

Con la llegada de la segunda generación, en 2012, la EcoSport se convirtió en un modelo global: hoy se fabrica en India, Rumania, Tailandia, China, Rusia y Vietnam. La gran paradoja es que la planta que la vio nacer sea la primera en despedir a uno de los Ford más exitosos de los últimos 15 años.

Las últimas unidades de los Ford Ka y EcoSport brasileños se venden en la Argentina con precios de lista entre 1.21 millones y 2.25 millones de pesos.

 

“Con más de un siglo en Sudamérica y Brasil, sabemos que estas acciones son muy difíciles de tomar, pero necesarias, para crear un negocio sustentable y saludable”, declaró el CEO de FordJim Farley.

“Nos estamos trasladando a un modelo de negocio más ligero y cambiante al cesar la producción en Brasil y al continuar sirviendo a nuestros clientes con algunos de los mejores y más emocionantes vehículos de nuestro portafolio global”, agregó el ejecutivo desde Detroit.

“También planeamos acelerar los procesos necesarios para entregar a nuestros clientes los beneficios de la conectividad, la electrificación y las tecnologías autónomas para encarar de manera eficiente la necesidad de vehículos más limpios y seguros en el futuro”, concluyó el comunicado de prensa oficial